La Guía del Sedentario Galáctico

Porque lo de Resurgiendo ya estaba demasiado visto

Posts Tagged ‘salud

Señales

leave a comment »

Señales

No, no voy a hablar de esto.

Como mencioné en mi anterior post, me voy de vacaciones. A Londres. (¡yuju!). El caso es que creo que hay una conspiración para que no me vaya. Sí, como lo oís, una conspiración.

Vayamos por partes(1):

Por un lado, éste último viernes sufro una lesión de rodilla. Fui al hospital, y luego de hacerme radiografías no vieron nada, y me mandaron reposo relativo. Esto me tendría que calmar, pero… siento la pierna como la tenía antes de empezar la rehabilitación hace dos años, y eso me asusta.

Seguimos. El sábado fui a mirar mi cuenta del banco, y vi que me habían cobrado 150 pavos, así sin más. Sin concepto de cobro, sin aviso previo, sin nada de nada. Comprensiblemente, se me cayeron los huevos al suelo(2) hasta que conseguí averiguar el motivo de tal cobro (digamos un error informático) y recuperar el dinero. El cual por cierto, es más o menos con el que cuento para el viaje (triste, ¿verdad?)

Just  the look

Se me cruzó el otro día.

Ahora viene ya el remate. Yo tengo dos tarjetas, una de débito y otra de crédito(3). Hoy fui a sacar dinero con la primera, para tener algo en el bolsillo – et voilá, sorpresa. La tarjeta está defectuosa. Y me entero un día antes de irme de viaje. ¡Cómo mola! Y para rematar, al sólo usar la de crédito para comprar por internet, no recuerdo su número PIN.

¿Qué será lo próximo? ¿Se me romperá la maleta cuando la levante? ¿Me vendrá una factura inesperada de quinientos euros de alguna compra que no recuerdo? ¿Me llamarán para una entrevista de trabajo?

Se admiten apuestas, señores. Se admiten apuestas.

(1) Gran frase del amigo Jack el destripador. Es historia.

(2) Más gastos. Al caérseme, rompí tres baldosas.

(3) Antes de que nadie se ponga en plan evangelizador sobre los peligros del crédito, me explico: sólo uso la tarjeta para compras online, y eso porque los #@! de play.com no me permiten usar la de débito.

Anuncios

Written by stygyan

noviembre 3, 2009 at 2:06 pm

Publicado en Miscelánea

Tagged with , , , ,

Otra vez

leave a comment »

Ayer por la mañana, decidí irme de paseo al centro. Tenía que buscar unos cuantos complementos que me faltaban para el disfraz de Halloween(1), y qué demonios, había que mirarlo, ¿no?

No encontré la mayoría, eso hay que decirlo, pero por lo menos pillé el colgante. Un maravilloso pentáculo de plata por 7 euretes, comprado en los puestos hippies del Duque. Y, mirándolo en retrospectiva, creo que tuve suerte al no encontrar el resto de objetos.

¿Por qué? Cuando llegué a casa, me dejé caer en el sofá. Como siempre. Y no hubo ningún problema. Empecé a comer(2), y todo siguió bien. De repente me di cuenta que me faltaba algo – un vaso, creo – y fui a por él. A la vuelta, me volví a dejar caer. Y ahí fue cuando pegué el grito. Algo me había hecho crac en la rodilla, y dolía. Joder, si dolía. A la vez que gemía de dolor, mi cabeza recorría las infinitas posibilidades, una tras otra, sin saber en cuál quedarse: ¿se me había movido un tornillo? ¿me había jodido un ligamento? ¿tengo el gafe encima?

Al ratito, cuando se me pasó el dolor, descubrí que sólo dolía al doblarla. Que si la tenía recta, no molestaba. Y decidí tomarme un descanso, y ver si durmiendo un rato, calentito, se me pasaba. Y no se pasó. Así que ya me veis a las ocho de la tarde cogiendo el autobús hacia el hospital, a ver qué coño me dicen.

Luego de mucho esperar, me hicieron las radiografías. Luego de esperar aún más, una amable doctora me atendió, y me dijo que no veía nada extraño en ellas, así que iba a llamar a unos compañeros para que le dieran su opinión (sigh…). Lo que hizo que tuviera que esperar aún más.

Baby blue

Y como no encuentro nada que le pegue al post, pongo una foto de un gato. ¿A que es mono?

Pero bueno, al final se confirma el diagnóstico. Y es que no encuentran nada. Ibuprofenos cada ocho horas, y reposo durante tres o cuatro días. Para una vez que me iba a disfrazar para Halloween…

Eso sí, el mismo día que se me acaba el reposo… ¡vuelvo a Londres! Más noticias, más adelante.

(1) ¿Qué de qué iba a ir? Bonita pregunta. Botas negras, vaqueros negros, camisa gris. Pentáculo de plata colgando del cuello. Pulsera (un tanto femenina, sí) de escudos en la muñeca izquierda. Bastón con runas dibujadas en la mano derecha. Y ya sólo me faltaba la gabardina de cuero (no, para eso no tenía el presupuesto) y habría sido Harry Dresden, Mago e Investigador Privado. Cómo me hubiera molado. Oh sí, nena.

(2) Los investigadores de Rexona deberían centrar sus esfuerzos en productos tan naturales como el pollo asado. No sé por qué demonios, pero como agarres el muslo o lo que sea con las manos, el olor no se te va ni aunque te laves las manos dos veces con jabón. Eso sí que no abandona, y no el desodorante de cuatro euros el bote.

P.D.: Así quería ir yo, aunque en ninguno de los libros mencionan que Harry lleve sombrero. Creo que eso es de los cómics.

Written by stygyan

octubre 31, 2009 at 10:53 pm

Publicado en fotografía

Tagged with , , , ,

Actualización breve

leave a comment »

¡Hola! Como veis, no estoy muerto. He estado este par de semanas sin escribir porque, sinceramente, apenas he salido de casa. No me ha pasado nada digno de interés (y teniendo en cuenta las cosas que he llegado a escribir, ya podéis imaginar lo aburrido que ha sido todo), y por lo tanto no creí oportuno ponerme a bloguear sobre la fiebre, los dolores de cabeza y similares.

De todas maneras, aquí os pongo un resumen rápido.

  1. El primer día que salí de casa desde que empecé a sentirme mal fue el jueves de la semana pasada: el cumpleaños de mi sobrino. Tengo que reconocer que le tuve envidia al puto enano. No sólo por la inmensa cantidad de regalos (entre los cuales iba un pack de accesorios para la DS cortesía de mi novio y un Spiderman 3 para la misma por mi parte), sino por la megapiscina de bolas. Toboganes, cuerdas, escaleras, suelos para botar y botar, un castillo hinchable… y yo muriéndome de ganas de tirarme por ahí. Tengo algunas fotos, a ver si las subo.
  2. Ni fiestas, ni juergas, ni guateques, ni saraos, ni leches. Ese finde (y me temo que éste va por el mismo camino) han sido cosa de estar en casa, calentito, viendo pelis y haciendo el tonto por internet. Exceptuando por supuesto el glorioso domingo que hice el esfuerzo de ir al centro, con tal de poder tomarme un moccha con mi chico. Si es que donde hay amor (y café caro con chorraditas), que se quiten las juergas.
  3. Con todo esto de estar malito, y de haber perdido el apetito y las ganas de comer, he perdido 6 kilos. Ni más ni menos. Y ahora me siento más ligero y más mono y más todo. Y ayer me corté el pelo. Nu look for teh win!
  4. Mi cumpleaños se acerca – será exactamente dentro de un mes. Pese a que algún cegato me ha echado de 17 para 18 años estos días, ya voy a cumplir 28. Los que estén de acuerdo con que cuelgue una posible lista de regalos, que me lo digan.
  5. Luego de esperar un buen tiempecito, por fin me ha llegado el mensaje de portabilidad de Vodafone. Mañana dejaré de ser cliente de Telefónica. A ver cómo va con éstos.

Bueno, eso es todo. Prometo que en cuanto empiece a salir, y a vivir más ahí fuera, postearé más a menudo. Y gracias a todos los que os habéis preocupado por mí – se aprecia, y mucho.

Written by stygyan

octubre 22, 2009 at 7:46 pm

Publicado en Miscelánea

Tagged with , , ,

¡Ya soy gafapasta!

with 7 comments

¡Ya soy gafapasta!

¿Alguien me pasa discos de Sidonie?

Ya está hecho. 258 pavos después (estoy más cegato que Hans Hombretopo*) ya tengo mis nuevas gafitas. Ahora de pasta, lo que me da un look un poco más gayer, un poco más intelectual y un poco más modernete.

En realidad lo he hecho porque así no tengo que reducir los cristales al mínimo, ahorrándome así casi 200 pavos en lentes. Si cuando digo que soy un cegato, es que lo soy.

La foto la tomó mi querida Pandu en un bar de la Alfalfa, poniéndome tibio a base de cafés con hielo. ¿Se avecina otra noche sin dormir? Posiblemente, posiblemente. La cafeína me tiene esclavizado y adicto y despierto e hiperactivo y demás.

(1) No sé por qué me quejo tanto. ¿Sabéis aquella fábula del tío que iba comiendo altramuces y quejándose de no tener nada más que comer, y que dejó de quejarse cuando vio que uno se alimentaba con las cáscaras que él tiraba? Pues el otro día me entero de que un vecino mío se acaba de cambiar de gafas y le han costado 1100 euros. Sí, habéis leído bien. Y eso fue después de que le rebajaran 300 pavos…

Written by stygyan

septiembre 15, 2009 at 12:19 am

Publicado en Miscelánea

Tagged with , , , ,

Masajes

with 2 comments

Hoy toca poner un poco de publicidad.

Una amiga mía, por la zona de Triana en Sevilla, da masajes terapéuticos. Sólo 15 euros la media hora, y os aseguro que os quedáis como nuevos: me he puesto bajo sus manos más de una vez.

Si estáis interesados, no dudéis en escribidme al correo y os pongo en contacto con ella.

sleep with one eye open

Así te quedas. Te lo juro.

Written by stygyan

agosto 11, 2009 at 2:35 pm

Publicado en Miscelánea, Publicidad

Tagged with , , , ,

Me doy penita a mí mismo

with one comment

Como mencioné en mi anterior post, hoy he vuelto a intentar correr, y hay dos noticias.

La primera, que es la buena, soy capaz de hacer una especie de trote semicontinuo, aunque cojeando levemente. Quizás con un poco de entrenamiento mejore eso.

La segunda… soy incapaz de darle una vuelta completa a la manzana. Sabía que estaba mal de forma física, pero esto es ridículo.

Seguiré probando. Hasta que pueda correr el maratón (por los cojones).

Written by stygyan

junio 19, 2009 at 11:48 am

Publicado en Miscelánea

Tagged with , , ,

¡Voy corriendo!

leave a comment »

Hay una alegría casi primaria en el puro movimiento y el poder de correr una carrera. Los niños van corriendo a todos lados por un simple hecho: correr es divertido. Los adultos a veces pueden olvidarlo. Estiré mis piernas, ya sueltas de la carrera anterior, y aunque corría a través de arena, la emoción de cada zancada llenaba mis pensamientos.

Jim Butcher – Dead Beat

Antes del accidente, iba corriendo a todos lados. De hecho, yo era uno de los más rápidos del colegio: el gordito que conseguía hacer los 50 metros en menos de 7 segundos de forma inexplicable.

Es el sentir cómo los músculos bombean, como las zapatillas golpean una y otra y otra vez contra el asfalto, el viento en la cara y el pelo, el sudor empapando la camiseta… es algo que te hace realmente feliz, algo que te hace sentir ¡vivo!

Running Man

Estatua a Harry Jerome en Vancouver

Recuerdo una vez, volver de la biblioteca corriendo – llovía y yo no llevaba paraguas. Fue algo… no sé como decirlo… ir corriendo bajo la lluvia, en pleno otoño, con los reflejos a flor de piel, saltando de izquierda a derecha y de derecha a izquierda para esquivar a la gente con paraguas.

¡Qué demonios! Justo antes del segundo accidente me volví a sentir con energías y con capacidad de correr… y recuerdo aquello como una de las ocasiones más felices de mi vida. El poder sentir que has superado un hándicap, el volver a hacer algo que te gustaba como nada y que creías no poder volver a hacer en tu puta vida…

Mañana lo intentaré de nuevo. Me lo debo. Deseadme suerte.

Written by stygyan

junio 19, 2009 at 12:16 am

Publicado en Miscelánea

Tagged with , ,