La Guía del Sedentario Galáctico

Porque lo de Resurgiendo ya estaba demasiado visto

Archive for the ‘Sevilla’ Category

Derroche a la española

with 3 comments

Yo, y me cuesta reconocerlo, soy un despistado. En cuanto al trabajo tengo un buen ojo para el detalle, y tiendo a ser excesivamente perfeccionista(1), pero a veces, como buen despistado, la cago. Ayer mismo, mi novio me encargó cierto trabajito de diseño. El trabajo no era nada del otro mundo, pero por falta de atención, exceso de sueño o quién sabe qué cosa, me equivoqué. Cuando al día siguiente fui a dárselas (impresas y todo, en papel de 160gr nada menos), nos dimos cuenta del error. No es que fuera una gran pérdida, la verdad – estamos hablando de menos de cincuenta céntimos – pero aun así fue un dinero tirado. Un derroche estúpido, made in Spain, fruto de la falta de previsión y la falta de entendederas(2).

El caso es que pensando esta mañana me di cuenta de que éste tipo de derroche está bastante asentado en nuestro país. No el derroche de “tengo dinero y me lo gasto por que me sale de los cojones, que pa eso está”, sino el derroche de “la he cagado y voy a intentar tapar mi cagada con algunos euros más.”

¿Algo vil?

El mejor Tipp-ex de la historia.

Miremos donde miremos, esto ocurre. La chapuza nacional está bien extendida, desde los más pequeños empleados al más grande empresario, desde la más pequeña PYME al mayor contratador del país(3). No sé si está escrito en nuestros genes ibéricos, pero si no lo está, lo parece. Como ejemplo, valgan dos botones, que no uno.

Hace un par de años, gracias a algo llamado Presupuestos Participativos, se decidió comenzar por fin el asfaltado y reurbanizado de cierta avenida de Triana. Se procedería a quitar el albero que la cubría en gran parte para reemplazarlo por losetas. Se eliminarían los baches y se pondría un suelo firme y estable. Se eliminarían los aparcamientos y se pondrían arbolitos para dar sombra y un pseudocarril bici(4). Al ser una avenida bastante extensa, esta obra se dividiría en dos partes, y la primera se terminó hará un año.

Era una maravilla, en serio. El poder caminar tranquilamente por ese asfaltado, sin tener siquiera que tener cuidado de baches, el poder sentarse en una mesita de la cafetería sin tener que preocuparse de buscar papelotes para calzarla… pero algo fallaba. No sé a quién, y no sé si fue un olvido o a mala leche, pero faltaban bancos. ¿Cómo se le puede ocurrir a alguien hacer una explanada de losetas con arbolitos y no poner bancos? ¿En qué mente cabe? Se dijo que la causa de la falta de bancos era la temida botellona: según parece la simple existencia de un lugar donde sentarse(5) iba a provocar reuniones diarias de chavales con ganas de juerga. Por suerte el sentido común imperó, y se acabó decidiendo la instalación de bancos. Un par de meses después, nueva obra, nuevo jaleo, nuevos euros inyectados en el proyecto y todos tan contentos. Ya los viejecitos tendrían su lugar donde tomar el sol, y ya las palomas tendrían calvas en las que soltar su carga.

The flying rat

Una máquina de hacer caca. Y encima, con puntería.

Está claro que todos podemos cometer errores – y yo el primero, como está demostrado – pero ¿no se podía haber evitado la doble obra con un poquito de planificación y sentido común? Digo yo que por barata que fuera la instalación de los bancos, todavía habría que pagar sueldos y jornales y alquileres de maquinaria y…

Pero ojo, que no queda ahí la cosa. Como mencioné anteriormente, la obra se dividió en dos partes – imagino que no por ahorrar molestias al ciudadano, sino por falta de presupuesto – y ¡sorpresa! Están a punto de terminar la segunda parte y ¡todavía no han puesto bancos!

Os prometí un segundo ejemplo, y ¿qué mejor ejemplo de derroche que la ley antitabaco?  A finales del 2005 se planteó la primera entrega de esta ley – como si fuera una ley por fascículos – y en pos de la sanidad pública se obligó a unos (aquellos con bares pequeños) a decidir si dejar fumar o no a los parroquianos, y a los otros, a realizar costosas reformas para habilitar zonas de fumadores. Cuatro años y muchos euros metidos en dichas zonas de fumadores después, se les ocurre ampliar la dichosa ley de modo que no se pueda fumar en ningún lugar cerrado, tirando así por la borda todo el presupuesto invertido. O prohíbes desde el principio o no prohíbes, pero esto me suena a mí a ganas de joder, ¿eh?(6)

89/365 - Lick Me, All Of You.

Porque no todo el mundo tiene huevos de dejarlo.

Estoy seguro que se os ocurren muchos más ejemplos de éste tipo de derroche. Del auténtico derroche que no se sabe si es estupidez o prevaricación. Y como se os han ocurrido, os ruego que contribuyáis al post con vuestros comentarios. Que es gratis.

(1) Soy tan perfeccionista que la mitad de los proyectos los tengo parados porque no me gusta como quedan.
(2) A mis neuronas les gusta también correrse juergas de vez en cuando, y me dejan completamente desprotegido. Palabra.
(3) Sí, me refiero al INEM.
(4) Imagino que es un carril bici porque es estrecho, de un color diferente al resto de la acera, y con vados al principio y fin de cada manzana, por no hablar de la estación de Sevici. Pero no es del color típico (es salmón en vez de verde) y no tiene dibujito de bici.
(5) Como el morro de un coche, el poyete de un comercio, el portal de una casa o el mismo suelo. Para el que quiere hacer botellona una gilipollez como la falta de asiento nunca ha sido un problema. Y lo sé por experiencia.
(6) Aclaro aquí que no soy fumador, nunca lo he sido y no planeo serlo. Por eso mismo prefiero cafeterías donde no se pueda fumar, y si me meto en un bar donde se pueda confío en que la gente sea lo suficientemente “gente” como para no echarme el humo en la cara. Sí, soy así de ingenuo a veces.

Written by stygyan

diciembre 17, 2009 at 10:11 pm

Un montón de mierda

with 3 comments

Hoy andaba tomando algo con una amiga en cierta cadena de cafeterías – no, no era Starbucks – cuando vimos y oímos algo fuera de lo común: una entrevista de trabajo, en medio del bar. Tanto la entrevistadora como el entrevistado rondaban los veinticinco años, y ella andaba apuntando en su portátil todo lo que él respondía.

Os juro que no he escuchado mayor cantidad de mierda sin sentido en mi vida. Os prometo que no he visto tío más fantasma, más creído y más tontoalastrés en mi existencia.

Sí, conseguí hacerles una foto

Os he traído, en exclusiva (no es que a nadie le vaya a importar mucho, de todas maneras), un par de extractos de dicha entrevista.

Ella: ¿Dónde te ves dentro de unos años?
Él: ¿Te soy sincero? Me veo siendo el mejor vicepresidente de economía de la historia de España.

¿Os dije la verdad o no? ¿Eso no es una fantasmada como un piano?

Ella: ¿Qué tipo de vida te gustaría llevar?
Él: Yo no quiero mucho, si te digo la verdad. Sólo tener dinero suficiente para vivir la vida sin preocupaciones, y poder apuntarme a cinco o seis oenegés como mis padres.

Bien hecho, muchacho. No hay nada para contrarrestar una gilipollez (y no por el deseo en sí, sino por la obviedad del mismo) como otra gilipollez más grande. Yo no hago esto por mis ideales, lo hago porque lo hacen mis papás. Ole tus huevos.

No voy a contar más porque mi memoria dista de ser perfecta – y porque no todo era escuchar a los demás, que también estábamos hablando mi amiga y yo. Pero os podéis hacer una idea.

La pregunta es… ¿se llevó el trabajo al final o no? ¡Nunca lo sabremos!

Written by stygyan

diciembre 15, 2009 at 10:39 pm

El arte está ahí fuera

with 3 comments

El pasado domingo, día 22, me levanté temprano y fresco como una rosa. Luego de zascandilear un rato en la cama, con el portátil al lado y la luz entrando a raudales por la ventana, decidí levantarme.

Luego, mientras desayunaba madre me pidió que fuera a comprar un par de cosillas, y de camino decidí darme un paseíto – un día tan hermosamente precioso no se podía desperdiciar en casa, ¿verdad? ¡Y menos siendo mi propio cumpleaños!

Salí desde mi barrio, con lo mínimo encima. Ni cámara, ni móvil, ni niños muertos. Chándal, camiseta de manga corta y el iPod bien cargadito de buena música. Empecé mi andadura allá por San Martín de Porres,  y me puse a caminar hasta llegar al puente de Triana donde, en vez de volver, decidí prolongar un poco más mi paseo mañanero, caminando por la parte baja de la calle Betis hasta el puente de los Remedios – gran lugar para hacer fotos, ¡y yo no conocía las perspectivas tan chulas que hay!, cruzándolo, volviendo a caminar hasta Plaza de Armas – siempre por lugares poco típicos, claro está – hasta que decidí que ya era hora de volver a casa.

Plaza de España. Sevilla. 500 visitas!!! GRACIAS

Sevilla. Porque algunos nos hemos cansado de los tópicos.

Cuando volvía por el Paseo de la O – prometo que ni siquiera sabía que existía esa calle – me encontré con un cartel de madera, pintado a mano, que ponía “Mercadillo de Arte en el Paseo de la O” y una flecha hacia delante. Me quedé un poco con cara de “¿qué me estás contando?”, y seguí hacia delante. Y allí estaba. Cuadros de todo tipo y estilo, figurillas, jarrones pre y posmodernos, y un reguero de baba que iba yo dejando por el suelo conforme pasaba de puesto en puesto. Y en mi mente una pregunta resonaba bien clara y cristalina… ¿Cómo carajo no me he enterado de esto antes?

Luego de tanto quejarme de la falta de iniciativas culturales en Sevilla, ahí estaba un punto de inflexión, una buena noticia para todos aquellos que estamos cansados de toros, flamenco y semana santa como único “atractivo” de la ciudad. Y, como siempre, ese punto, esa iniciativa, ese rayo de esperanza, está mal publicitado. Muy mal publicitado.

De vuelta a casa – y sin haber comprado nada, pero no por falta de ganas – vi un cartel(1) en un escaparate, que anunciaba dicho mercadillo. Según leí y apunté, aquí tenéis algunos detalles más:

Paseo de Arte:

El proyecto Paseo de Ntra. Sra. de la O desea agrupar todas las artes, como pintores, alfareros, ceramistas, teatro al aire libre, arte flamenco, banda municial, etcétera.

En ese marco incomparable que es la orilla del Guadalquivir, donde antaño alfareros y otros trabajaban en esas dársenas, nos comprometemos a que Sevilla sea conocida no sólo por sus fiestas, sino por sus artes.

Por tanto estamos gestionando con la Consejería de Educación un programa de acercamiento de dichas artes a los Centros de Educación.

En colaboración con la Escuela de Arte de Sevilla, este proyecto se asentará al nivel que todos esperamos.

Siendo esta imagen, la del río, recorrido esencial para su turismo, como lo es en las grandes capitales de Europa.

Estos eventos serán todos los fines de semana de 9:00 a 14:00

[…] Colabora Distrito de Triana

¿Que más puedo decir? Yo voy a intentar por mi parte difundir la buena nueva todo lo que sea posible, entre amigos, conocidos y familiares, y por supuesto desde este blog. Si os gusta el arte y la cultura, ya sabéis de un nuevo destino indispensable en vuestra agenda. No faltéis. ¡Y llevad dinero, no seáis ratas!

(1) Es extraño, pero me he ido fijando y esa es la única copia del cartel que he visto por toda la ciudad. No me gustaría que esta iniciativa se fuera al garete por la falta de publicidad, así que ya sabéis. Cuando vuelva este fin de semana llevaré la cámara para hacer fotos.

Written by stygyan

noviembre 24, 2009 at 8:15 pm