La Guía del Sedentario Galáctico

Porque lo de Resurgiendo ya estaba demasiado visto

Archive for the ‘A la hoguera’ Category

Suspensión de la incredulidad

with one comment

Suspensión de la incredulidad es una expresión que representa la voluntad de un sujeto para dejar de lado (suspender) su sentido crítico, ignorando inconsistencias de la obra de ficción en la que se encuentra inmerso (como por ejemplo la existencia del unicornio), permitiéndole adentrarse y disfrutar del mundo expuesto en la obra. El término se ha aplicado tradicionalmente a la literatura, al cine y al teatro, pero también puede aplicarse al ámbito de los videojuegos.

Es usual (al menos en inglés) encontrar la expresión escrita en su forma completa, «suspensión voluntaria de la incredulidad» (willing suspension of disbelief). Sin embargo, el término «voluntaria» resulta redundante, por lo que suele omitirse.

Suspensión de la Incredulidad – Wikipedia

Todos sabemos lo que es la suspensión de incredulidad, y los límites que ésta tiene. Somos perfectamente capaces de “creer” que exista Superman, pero se nos hace increíble que nadie reconozca a éste tras las gafas de Clark Kent. Todos hemos sido capaces de creer en Goku, en Spiderman, en Harry Dresden, pero casi siempre hay algo que nos chirría. Algo que nos hace decir “¿pero qué cojones?”.

Ahora, viendo Smallville, acabo de encontrar una de las cosas más increíbles de toda la serie. No es el hecho de que todos estén cachitas/fibrados/buenorros, o el hecho de que haya más kriptonita en Smallville que coltán en todo África. Tampoco es esa maravillosa suerte de Clark, que hace que su secreto sea milagrosamente un secreto, ya que todos los que lo conocen acaban muertos o en el manicomio.

No, hijos míos, el verdadero punto donde se ha roto mi suspensión de incredulidad está en un capítulo de la tercera temporada. Y aquí vienen spoilers:

A Lana la pisotea un caballo repetidas veces, quedando ésta con una pierna rota por cuatro sitios, teniendo incluso que pasar por quirófano por lo que nos dan a entender. En un jodido mes ya vuelve a estar caminando, incluso sin muletas. Yo llevo la escayola desde hace cinco semanas y no sé cuándo volveré a salir a la calle. Puta ficción.

Anuncios

Written by stygyan

marzo 24, 2010 at 6:49 pm

Y el enano creció

with one comment

¿Sabéis esa frase que dice “pongo un circo y me crecen los enanos? Os prometo que nunca, nunca, había tenido una racha como ésta en mi vida.

Primero, como ya sabéis, me rompo la pierna. Por tercera vez. Lo que no sabéis es que luego de seis meses de paro, me llamaron para dos entrevistas de curro. El día siguiente a romperme la pierna. Con dos cojones, ala. Y encima una de las dos prometía muchísimo.

Pero claro, ahí no acaba la cosa. Ojalá. A principios de semana recibimos visita del amable fontanero. Gracias a un error de éste (1) nos quedamos sin electricidad dos días. Sin ordenador, sin Internet, sin siquiera luz para leer. Y yo sin poder moverme de mi cuarto.

Dos días después, se me quema el cargador del macbook. Ahora, sin portátil.

Y encima me piden un trabajico con urgencia para el martes. Así que con todas las fuerzas que soy capaz de reunir, me pongo en el sobremesa. Sólo para que el teclado no funcione bien. Y lo mejor de todo: al intentar arreglarlo me lo termino de cargar.

Ahora no sé qué hacer o qué decir. Al menos me traerá Dani un teclado esta tarde. Y ya me llegará el cargador que pedí por eBay(2).

(1) No puedes decirle a voz en grito a una persona de 72 años que cierre la llave de paso. No sin al menos asegurarte de que lo ha hecho antes de empezar a quitar tubos.

(2) Todavía ando esperando los auriculares que compré hace un mes. Y me responden que los envíos a España tardan casi dos meses. ¿Me los traen en catamarán a través del Atlántico o qué?

Written by stygyan

marzo 13, 2010 at 2:09 pm

Publicado en A la hoguera, Miscelánea

Tagged with , ,

Encuentra las diferencias

leave a comment »

¿Qué diferencias hay entre la página principal de The Pirate Bay

… y la de www.torrentspain.com?

Vale que hay que poner publicidad para costear el sitio (y los posibles juicios), pero esto es ridículo. Ridículo, invasivo, abusivo y molesto. Y te quita las ganas de volver a entrar.

Written by stygyan

noviembre 28, 2009 at 2:57 pm

A la hoguera: los uniformes escolares

leave a comment »

Estos días, con la venida del nuevo curso escolar, empiezan de nuevo los típicos debates: ¿no hay demasiadas vacaciones para los críos? (1) ¿no son demasiado caros los libros de texto? (2) ¿son buenos o malos los uniformes? Hoy me quería dedicar a esta última pregunta.

Como excusa para intentar convencer a los padres, nos encontramos con la típica “lucha de clases”: si todo el mundo viste igual en el colegio, nadie se va a sentir excluido por la ropa, ni nadie se va a encaprichar de un chalequito Lacoste(3) o unas Nike, por lo que aunque haya que comprar el uniforme, éste servirá para ahorrar. Y parafraseando a Faemino y Cansado, yo digo: “y una mierda como un niño de tres años de alta”. Que yo sepa en el colegio nunca me marginaron por la ropa, sino por mi afición a leer, mi barrigota o mi odio por los deportes, y aunque esto fuera así – que todo es posible – ¿se reduce la vida social del crío al colegio? ¿o vas a tener que llevarlo a cumpleaños o a la calle a jugar todavía vestido de uniforme, para que no se fije en las bambas del coleguita?

Kids en oblique - temple school, Bangkok

Dan un poquito de miedo.

Por otra parte – y no lo digo porque haya salido en los Simpsons – creo que la uniformidad en el vestir adormece la creatividad, ¿si no porque siempre hay ambiente tan informal en las oficinas de diseño gráfico, por poner un ejemplo?

Y qué leches, la edad colegial es la edad para experimentar, para encontrar tu estilo – si ni siquiera te dejan hacer eso, ¿a dónde vamos a llegar?

Y por terminar, porque quién soy yo para mejorar las palabras de un maestro, aquí os dejo una cita.

Otro puñado de mierda acerca de vuestros hijos: los uniformes escolares. ¡Mala idea! La teoría es que si todos los chavales llevan uniforme al colegio, ayudará a mantener el orden. ¡Hey! ¿No hacen suficiente daño estos colegios haciendo que los niños piensen todos igual? ¿Ahora quieren que todos parezcan iguales, también?

¡Y ni siquiera es una idea nueva! La vi por primera vez en viejos noticieros de los años 30, pero era difícil de entender ¡porque estaban en alemán! Pero los uniformes eran preciosos. Y los niños hacían todo lo que se les decía, y nunca cuestionaban la autoridad. Je, me pregunto por qué quieren poner a nuestros hijos en uniforme. No me lo puedo imaginar.

George Carlin – Napalm & Silly Putty

(1). No, jodío envidioso.
(2). Si de veras necesitas que te responda esta pregunta, andas algo perdido.
(3). No sé a qué colegio iría este tío, pero a la que ibas con un “Lacós” a mi colegio, te breaban por pijo.

Actualización: Leyendo los RSS, me encuentro con esta joyita en FMLife:

Hoy, no me han aceptado para mi trabajo soñado en una empresa de diseño gráfico. Antes de la entrevista, preocupado por que mi estilo de ropa no impresionara a la compañía, me afeité, me corté el pelo, e incluso compré un traje. Me dijeron que no era lo “suficientemente libre de espíritu ni creativo”.

Toma ya.

Written by stygyan

septiembre 2, 2009 at 11:09 pm

A la hoguera: esas frases que tanto odio

with 2 comments

Frases. Parece mentira que un simple rebujo de garabatos sobre papel, un simple puñado de píxeles en una pantalla o una maraña de vibraciones en el aire puedan expresar tantas y tantas cosas.

Puedes expresar odio. Puedes expresar amor. Puedes expresar amistad, locura, paranoia, fantasía, magia, insultos, calumnias, etcétera.

Pero hay unas frases, entre el infinito número de posibilidades de cada uno de los idiomas de nuestro trozo de roca, que me joden particularmente. Con saña. Que me hacen, la mayoría de las veces, tragarme una respuesta ácida, y otras, como hoy, responder con ironía, acidez y gases estomacales.

La primera, por tantas veces escuchada, por tantas veces proferida es “Poquito a poco”. Nunca una frase tan manida fue más aborrecida. En las dos veces que he estado en silla de ruedas, cada vez que alguien me preguntaba por mi estado físico, anímico, psíquico, mental, etcétera, a la primera frase que yo decía – normalmente algo como ‘nah, estoy bien, gracias’ o ‘pssss, duele cuando me río’ – siempre había alguien que decía “No te preocupes, hijo… poquito a poco”.

Llegué a escuchar esa frase unas veinte veces al día. Y no sólo durante mi estancia en la silla, sino también durante mis andanzas con muletas. A decir verdad, ahí me tragaba las respuestas… por que sabía que era ‘de buen rollo’. Aunque se repitieran, no iban con mala intención, o eso creo.

The Leaning Tower of Pisa, Tuscany, Italy

"Poquito a poquito" ésta se caerá. Y entonces te la meteré por el culo.

¡Otra frase! Normalmente la escucho de mis padres, de algún vecino que otro. Hoy la he vuelto a escuchar. Y esta vez, ojo, de una completa desconocida. No sé si os habéis dado cuenta, pero hace calor. Un calor de tres pares de testículos. Y ya que en mi habitación no tengo aire, he decidido irme a unos perfectos banquitos que han puesto al lado de mi casa, a leerme el Jueves que compré hoy. En esto que paso a través de una historieta particularmente graciosa, y me río. Y una señora que pasaba a comprar en el supermercado, me mira y me dice “hay que ver, que te ríes solo”, con una mirada que decía “estás loquito, pobre”.

Atención, señora. Aunque lo parezca, NO estoy loco. No me estoy riendo solo. Estoy con un puñetero tebeo en las manos, es gracioso, tengo ganas de reírme. ¿Quién está más loco? ¿Yo que me río con una historieta graciosa? ¿O las viejas que paran a los actores de telenovela por la calle para decirles que son muy malos, que cómo demonios les hacen eso a las protas, que ya les vale?

Tee hee

Esta chica no está loca. Loca estás tú, que la última vez que leíste fue el Pronto.

Jodido mundo este, en el que si lloras en el autobús o en la calle la gente te ignora, y que sólo se digna a hablarte cuando te ríes, y encima es para menospreciarte o ridiculizarte.

Y por hoy no hay más frases; primero porque no se me ocurre ninguna más ahora, y segundo porque algo habrá que guardar para el post de mañana, ¿no? Que a este paso voy a acabar como Monteys y Manel F., escribiendo PTQEJ sobre “Costumbres al comer”, o “¡El cajón!”.

Written by stygyan

agosto 5, 2009 at 10:32 pm

¿Estándares Web? ¿Para qué?

leave a comment »

Ayer, rebuscando información sobre callejeros de Sevilla para una amiga, me encontré esto:

¿Estándares? ¿Para qué?

¿Estándares? ¿Para qué?

Es realmente curioso. Ya no digo que IE6 sea un absoluto peñazo a la hora de hacer CSS (he hecho pocas webs por ahora, y el 50% del tiempo me lo he pasado arreglando CSS para Explorer), lo peor de ésto es que están “cerrando” el acceso a aquellos que no pueden (por asunto de sistemas operativos) o no quieren (por los múltiples agujeros de seguridad) usar IE6.

Ahora, ¿qué nos queda? O hacemos una petición para que arreglen la paginita de arriba, o hacemos una petición para que en Google Maps incluyan las paradas y los itinerarios de Tussam.

Creo que con lo segundo tenemos más posibilidades.

Written by stygyan

julio 27, 2009 at 12:06 pm

A la hoguera: los precios de Lego

with 4 comments

Llevo un tiempo queriendo “iniciarme” en el fascinante y fantabuloso mundo de Lego. Me apetece volver a hacer cosas con las manos – y dejar el ordenador un poco apartado – pero no me veo todavía capaz de iniciarme con el modelismo “serio”.

¿Cuánto dinero en piececitas habrá aquí, eh?

¿Cuánto dinero en piececitas habrá aquí, eh?

Y yo me pregunto… ¿por qué cojones las figuritas medianamente complejas son TAN caras?

¡No es justo, no es justo! ¡Quiero poder montar una nave espacial por 30 euros en vez de por 60!

Written by stygyan

julio 9, 2009 at 12:46 am

Publicado en A la hoguera

Tagged with , , ,