La Guía del Sedentario Galáctico

Porque lo de Resurgiendo ya estaba demasiado visto

Archive for marzo 2010

Copias de seguridad en Facturaplus

with one comment

Sí, vale. Este blog no va de estos temas. Lo sé. Pero ayer un conocido tuve un problema, y aun tras buscar durante tres horas en Internet no encontré la solución, y los mamoncetes de Grupo SP cobran 600 euros por el soporte técnico del producto.

Bien, imaginaos que se os jode Windows por cualquier razón y no tenéis una copia de seguridad “decente” de los datos de Facturaplus – las que se hacen desde el mismo programa. No se sabe por qué, es necesario hacerlas desde el mismo (con lo fácil que sería dejar todos los datos en un solo documento para poder grabarlos con cualquier programa de backups). Imagínate que sin embargo eres capaz de acceder a las carpetas del programa; ya sea con un CD Live de Linux o lo que tengas a mano.

He leído montones de respuestas, a cada cual más complicada y más estúpida. Desde copiar directorios enteros para luego toquetear en bases de datos hasta instalar el programa en el mismo directorio en el que están las copias de las carpetas(1).

Nada, hombre. La cosa es mucho más simple. Entra en la carpeta donde está Facturaplus y busca un programita llamado gestionw.exe. Con sólo ejecutarlo y darle la contraseña de la empresa, te permitirá hacer una copia de seguridad de los datos. Sin tener que instalar o crackear o tener acceso al sistema donde fue instalado el programa.

Mano de santo, oye. Y funciona para Contaplus y Nominaplus también.

Written by stygyan

marzo 31, 2010 at 1:40 pm

Suspensión de la incredulidad

with one comment

Suspensión de la incredulidad es una expresión que representa la voluntad de un sujeto para dejar de lado (suspender) su sentido crítico, ignorando inconsistencias de la obra de ficción en la que se encuentra inmerso (como por ejemplo la existencia del unicornio), permitiéndole adentrarse y disfrutar del mundo expuesto en la obra. El término se ha aplicado tradicionalmente a la literatura, al cine y al teatro, pero también puede aplicarse al ámbito de los videojuegos.

Es usual (al menos en inglés) encontrar la expresión escrita en su forma completa, «suspensión voluntaria de la incredulidad» (willing suspension of disbelief). Sin embargo, el término «voluntaria» resulta redundante, por lo que suele omitirse.

Suspensión de la Incredulidad – Wikipedia

Todos sabemos lo que es la suspensión de incredulidad, y los límites que ésta tiene. Somos perfectamente capaces de “creer” que exista Superman, pero se nos hace increíble que nadie reconozca a éste tras las gafas de Clark Kent. Todos hemos sido capaces de creer en Goku, en Spiderman, en Harry Dresden, pero casi siempre hay algo que nos chirría. Algo que nos hace decir “¿pero qué cojones?”.

Ahora, viendo Smallville, acabo de encontrar una de las cosas más increíbles de toda la serie. No es el hecho de que todos estén cachitas/fibrados/buenorros, o el hecho de que haya más kriptonita en Smallville que coltán en todo África. Tampoco es esa maravillosa suerte de Clark, que hace que su secreto sea milagrosamente un secreto, ya que todos los que lo conocen acaban muertos o en el manicomio.

No, hijos míos, el verdadero punto donde se ha roto mi suspensión de incredulidad está en un capítulo de la tercera temporada. Y aquí vienen spoilers:

A Lana la pisotea un caballo repetidas veces, quedando ésta con una pierna rota por cuatro sitios, teniendo incluso que pasar por quirófano por lo que nos dan a entender. En un jodido mes ya vuelve a estar caminando, incluso sin muletas. Yo llevo la escayola desde hace cinco semanas y no sé cuándo volveré a salir a la calle. Puta ficción.

Written by stygyan

marzo 24, 2010 at 6:49 pm

Autista

with one comment

Sí, lo sé. Me quejo mucho de la falta de visitas, del solemne aburrimiento que llevo en casa día tras día, pero a veces… a veces te levantas sin querer aguantar a nadie.

Hoy ha sido un día de esos. Me levanto tarde, me pongo a leer, a dibujar, a escuchar música, me termino el libro que tengo entre manos, me leo El jueves, me cabreo con Correos por no haberme traído todavía el libro nuevo que ando esperando… y sin ganas de ver a nadie.

Sin ganas de hablar, de entonar una conversación, de jugar un scrabble o dos, o siquiera de aguantar presencia humana.

Poco a poco me estoy volviendo un ermitaño, y eso no mola. No quiero tener que dejarme barba larga, ni vestir con taparrabos.

Pero qué se le va a hacer. Algunos días uno se levanta (ehem) con el pie izquierdo. Hoy es uno de esos días.

Written by stygyan

marzo 24, 2010 at 5:06 pm

Publicado en Miscelánea

Tagged with , , ,

Una decepción como otra cualquiera

with one comment

Como bien puede atestiguar mi querido novio, ando un tanto obsesionado con cierta película que va a salir en breve, Furia de titanes. Qué demonios. Espada, magia, dioses enfurecidos, efectos especiales, y una música tremenda. Aquí os pongo el trailer. En guiri, por supuesto.

Es genial el trailer. Está muy currado. Especialmente la escena del escorpión dando aguijonazos sincronizados con la música. Música toda jeviosa y metalera, por supuesto.

Ahora es cuando viene la decepción. Luego de buscar un poco descubro el nombre de la canción: The worm and the bird por unos tal “The used”. La busco en Spotifiy. Y me sale ésto.

Dios. Eso no es una voz, ni es nada. Eso es la mejor manera de joder una canción chula. Puto autotuning, putas voces chirriosas, putos pseudometaleros.

Written by stygyan

marzo 14, 2010 at 2:45 am

Y el enano creció

with one comment

¿Sabéis esa frase que dice “pongo un circo y me crecen los enanos? Os prometo que nunca, nunca, había tenido una racha como ésta en mi vida.

Primero, como ya sabéis, me rompo la pierna. Por tercera vez. Lo que no sabéis es que luego de seis meses de paro, me llamaron para dos entrevistas de curro. El día siguiente a romperme la pierna. Con dos cojones, ala. Y encima una de las dos prometía muchísimo.

Pero claro, ahí no acaba la cosa. Ojalá. A principios de semana recibimos visita del amable fontanero. Gracias a un error de éste (1) nos quedamos sin electricidad dos días. Sin ordenador, sin Internet, sin siquiera luz para leer. Y yo sin poder moverme de mi cuarto.

Dos días después, se me quema el cargador del macbook. Ahora, sin portátil.

Y encima me piden un trabajico con urgencia para el martes. Así que con todas las fuerzas que soy capaz de reunir, me pongo en el sobremesa. Sólo para que el teclado no funcione bien. Y lo mejor de todo: al intentar arreglarlo me lo termino de cargar.

Ahora no sé qué hacer o qué decir. Al menos me traerá Dani un teclado esta tarde. Y ya me llegará el cargador que pedí por eBay(2).

(1) No puedes decirle a voz en grito a una persona de 72 años que cierre la llave de paso. No sin al menos asegurarte de que lo ha hecho antes de empezar a quitar tubos.

(2) Todavía ando esperando los auriculares que compré hace un mes. Y me responden que los envíos a España tardan casi dos meses. ¿Me los traen en catamarán a través del Atlántico o qué?

Written by stygyan

marzo 13, 2010 at 2:09 pm

Publicado en A la hoguera, Miscelánea

Tagged with , ,

En la sima del aburrimiento

with 2 comments

Hace una semana, yo era una persona muy diferente. No sólo a como soy ahora, sino a como era antes. Estaba buscándome ocupaciones donde no las había, y no paraba ni un minuto en casa.

Por las mañanas, con el portátil a la UPO, para trabajar allí mientras le hacía compañía a Dani. A la calle, también, a buscar puntos FON – una larga historia(1). A reuniones del INEM varias. A hacer fotos. A ir de compras. A quedar con amigos y no tan amigos. A arreglar ordenadores. A hacer planes con precisión milimétrica, porque si no no cabían en la agenda.

Debo reconocer que me quejaba. Que a fin de cuentas, quería algo de tiempo libre para tirarme en la cama, o para leer un rato, o qué sé yo. Y de repente, otra vez la pierna rota.

Yo quería descansar, pero no de esta forma. Quería descansar, pero por elección, no por obligación. Quería tener un rato para leer o chatear o escuchar música tranquilo, no veinticuatro horas.

No, no sé qué hacer con este tiempo libre que tengo en las manos. No sé qué hacer, tirado como estoy en la cama sin poder levantarme.

Y escribo todo esto para apuntar lo más obvio de lo obvio: se aceptan visitas, mamones. Tengo un Scrabble, pero podéis aportar lo que queráis. Eso sí, al que me traiga una cinta para andar o el Twister, le arreo de muletazos.

Vamos, hombre.

(1) La historia incluye sexo y sordidez. Sí, como lo oís. No sé por qué, pero dos de los puntos FON de Sevilla están sitos exactamente en las calles de las putas – nunca me he sentido tan deseado en mi vida, ¿eh?(2)

(2) Sí, es ironía. Si las pobres hubieran sabido el contenido de mi cartera me hubieran echao a patás.

Written by stygyan

marzo 1, 2010 at 9:24 pm