La Guía del Sedentario Galáctico

Porque lo de Resurgiendo ya estaba demasiado visto

Te echaré de menos…

leave a comment »

Ay, ¡qué buenos momentos he pasado contigo! Qué de interminables paseos al calor del sol, y a la luz de la luna… qué de horas bailando, cantando, saltando, tarareando… qué de suaves caricias en tu ombliguito para hacerte hablar más fuerte…

nano-2g

Espero que no te maltraten mucho, eNano...

Si no recuerdo mal, al pequeño Nano me lo compré en primavera del 2007. Yo estaba trabajando en Conecta6, todavía no había tenido mi segundo accidente, y eran tiempos felices, muy felices; ya estaba con Dani, mi trabajo me gustaba, y para rematar, cobraba un sueldo decente. Y como realmente, estaba hasta los mismísimos huevos de mi Mp3 (un Airis de 512MB bastante feúcho), decidí hacer la inversión más/menos acertada de mi vida.

Aunque fuera feúcho, también lo disfruté lo suyo, sí

Aunque fuera feúcho, también lo disfruté.

La más acertada, porque le he sacado más de año y medio de placer y disfrute. Era un gustazo poder meter casi ocho gigas de canciones de un tirón, y no tener que preocuparme de seleccionar un par de discos o una cuarentena de canciones cada par de días para mantener las canciones frescas. Y las estadísticas, que tanto he usado para las listas inteligentes. ¡Y lo que me emocioné cuando supe que se podía sincronizar con Last.FM!

Hace cosa de seis meses lo jubilé, gracias a una genial amiga, Alicia. Ella y su mujer se habían comprado un iPod Classic de 160 gigas (baba), del cual se aburrieron; les parecía complicado de manejar y demasiado pesado. Así que cuando les monté el ordenador nuevo, me lo regalaron a cambio.

¡Dame más música! ¡Tengo hambre!

¡Dame más música! ¡Tengo hambre!

Y ahí ya sí que me emocioné. Vamos a reconocerlo: ocho gigas de música están muy bien para la persona media, pero para alguien como yo,  que tiene más de un cuarto de millar de CDs y una librería de iTunes de 30gb, se quedan cortos.

Y aquí lo tengo, y lo he usado a más no poder, incluso pasé algunos de mis DVDs originales a formato iPod para poder verlos en el autobús. Y ahí está, en el cajoncito, esperando a que se me pase la nueva moda (creo que puede esperar sentado, por cierto).

¿Recordáis cuando un par de párrafos atrás mencioné que el iPod Nano fue por un lado una compra muy acertada, y por otro lado, no tanto? Sólo lo dije porque pasé de rumores, y pasé de esperas. Y un par de meses más tarde salieron los iPod Touch, y Dani se compró uno de 8gb.

ipod-touch

Es la O... de la palabra ¡ohtiaquebueno!

Y después de muchas horas escuchando “si hubieras esperado”, ahora que a Dani le han regalado un Touch nuevo, Tuchi ha pasado a mis manos. Y aquí lo tengo, llenito de aplicaciones gratuitas, y con música, y con vídeos, y…

¡Soy como un niño con juguetes nuevos!

P.D.: Gracias por tu generosidad, grandullón. Te quiero.

Actualización: Tiene cojones. Después de una parrafada como ésta y me olvido decir el porqué del título. Le he vendido a un vecino el iPod Nano por 60 euros, para su hija de 10 años. Algo es algo. Espero que lo disfrute tanto como yo, o más.

Written by stygyan

junio 28, 2009 a 7:24 pm

Publicado en Recuerdos

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: